LOS REGISTROS CIVILES EN FRANCIA

ANTIGUA LEGISLACION REAL.

La Sociedad francesa del Ancien Régime no era una sociedad civil, sino religiosa. Por lo tanto, todos los actos civiles de las personas eran actos religiosos.

Los Registros del estado civil de las personas fueron desde la época medieval llevados por la Iglesia Católica. Entre 1545 y 1563 el Concilio de Trento estableció la forma de registrar los bautismos, matrimonios y defunciones para todos los países. Ordenó a las parroquias registrar nombre completo de los padres del recién nacido y de los padrinos de bautismo.

Los Registros del estado civil de las personas fueron desde la época medieval llevados por la Iglesia Católica. Entre 1545 y 1563 el Concilio de Trento estableció la forma de registrar los bautismos, matrimonios y defunciones para todos los países. Ordenó a las parroquias registrar nombre completo de los padres del recién nacido y de los padrinos de bautismo.

Pero Francia se adelantó 6 años: el Rey Francisco I establece, por medio de la Ordenanza de Villers-Cotterêts, el 10 de Agosto de 1539, por medio de 4 capítulos dedicados al estado civil, que los bautismos deberían ser registrados por los curas de las parroquias en idioma francés, y no más en latín, y por duplicado. En su Cap. 50 establece que las capillas, colegios, monasterios y curas deberán tener un registro de las sepulturas. En su Cap. 51 dice que los curas deberán llevar un registro de bautismos de hombres y mujeres, en el cual deberá figurar la fecha y hora del nacimiento. En el Cap. 52 señala que estos registros deberán ser certificados por un Notario. Y en Cap. 53 explica la forma de conservarlos: un original quedará en la parroquia y un duplicado se guardará en la Secretaría de los Juzgados respectivos, como prueba.

En 1559 el Sínodo Nacional de Protestantes prescribe que los pastores llevarán registros de matrimonios y bautismos.

Los matrimonios comenzarán a registrarse en 1579, así como también las defunciones, por la Ordenanza de Blois, promulgada en Mayo de ese año por el rey Enrique III. A partir de ese momento la Iglesia tiene en sus manos todo el registro del estado civil de las personas.

Luis XIV promulga en Abril de 1667 la Ordenanza de Saint-Germain-en-Laye: los registros deberán llevarse sin excepción por duplicado; los actos de bautismo deben ser firmados por padrinos y madrinas; los de matrimonio por la pareja y los testigos; los de defunción, por dos amigos o parientes del difunto. A partir de 1674 se deberá registrar en papel sellado.

En 1685, por la revocación del Edicto de nantes, se prohíbe a los protestantes ejercer en público su culto, y los pastores no podrán llevar más registros.

El 9 de Abril de 1736 Luis XV emite una Declaración Real con el primer texto consagrado solamente al estado civil. Los registros se llevarán en dos ejemplares y sin ningún espacio en blanco. Los actos de bautismo, matrimonio y sepulturas serán firmados por todos los que deban firmarlos, y todos al mismo tiempo. En los actos de bautismo, se hará mención del día del nacimiento, el nombre que será dado al infante, de los nombres del padre y la madre, padrinos y madrinas; el acta será firmada en sus dos ejemplares por quien administra el bautismo, el padre y los padrinos, y se hará mención de quienes no sepan firmar. En los actos de matrimonio constarán los nombres, apellidos, actividades, domicilios y edad de los contratantes, si son hijos de familia, en tutela, curatela, o bajo el poder de alguien; el consentimiento de sus padres, tutores o curadores; asistirán cuatro testigos dignos de fé que sepan firmar, y sus nombres, profesiones y domicilio se mencionarán; los padres o parientes de los contratantes deberán decir de qué lado y en qué grado; se hará mención de todos los que no sepan firmar. En las sepulturas, se hará mención del día de deceso, nombre y calidad de la persona fallecida; serán testigos sus dos parientes más próximos o amigos, y deberán registrarse sus nombres, calidades y domicilios.

En 1786 Luis XVI permite a los protestantes ejercer sus oficios, comerciar y registrar sus nacimientos y actos civiles, pero aún tienen prohibido ejercer su culto en público.

LEGISLACION REVOLUCIONARIA.

A partir de la Revolución Francesa, y por ley del 20 de Setiembre de 1792, los nacimientos, matrimonios y defunciones dejarán de ser, para el Estado, actos religiosos y se convertirán en actos puramente civiles.

Todos los registros del estado civil parroquiales son retirados de las parroquias y entregados a los respectivos municipios.

De allí en más, se anotarán todos los actos civiles de los ciudadanos sin importar su religión. Se mantiene el doble archivo (municipios y secretarías de Juzgados) y las disposiciones concernientes al orden y forma de los registros. Francia se divide en departamentos y se crean los Archivos Departamentales, por una Ley del 26 de Octubre de 1796 (5 brumaire An V).

Se crean las Tablas Decenales, a partir del año 1793. Por decreto del 20/9/1792 se registrarán nacimientos, matrimonios y defunciones por separado en tablas anuales, y éstas formarán parte de otras tablas, que contendrán la información de grupos de 10 años, por orden alfabético. Por decreto de 1807 los juzgados llevarán las tablas decenales, hasta 1951, donde vuelven a quedar a cargo de los municipios.

Los documentos en los Archivos Departamentales están clasificados por series:

VER AQUI TODAS LAS SERIES

Durante el período del Segundo Imperio de Napoleon III, (1852-1870), bajo la tarea pujante del Prefecto de Paris, Barón Georges Eugène Haussmann, se desarrolla una importante tarea de organización y clasificación; se contrata personal idóneo para clasificar y reglamentar los archivos y se inicia una labor verdaderamente profesional.

En 1897 se crea la Direction des Archives, unificando los archivos nacionales, que estaban en poder del Ministerio de Instrucción Pública y los locales, que estaban conservados en el Ministerio del Interior. En 1936 se denominará "Archives de France", y en 1959 pasa a depender del Ministerio de Cultura.

Por un incendio producido en 1871 en el Palacio de Justicia de Paris, se han perdido archivos civiles y parroquiales de la Comuna de Paris anteriores a esa fecha, aunque algunos se han salvado y otros se han podido reconstruir.

FUENTES>>>>